miércoles, 11 de noviembre de 2015

Otoño mágico en el Valle del Ambroz

En otras ocasiones ya he comentado que el otoño es mi estación preferida, esto no es así desde siempre, antes, cuando era pequeña, me gustaba mucho el verano, sobre todo por las largas vacaciones, pero desde hace ya algún tiempo el calor me agobia, y los colores, la temperatura, el olor y las vistas que proporciona el otoño me han cautivado. También ha influido mucho el poder vivir uno de los otoños más bonitos en una zona bastante desconocida de España, el Valle del Ambroz, una región al norte de Extremadura formada por ocho preciosas localidades, La Garganta (donde tenemos una pequeña casita a la que nos escapamos siempre que podemos), Hervás, Baños de Montemayor, Segura de Toro, Casas del Monte, Abadía, Aldeanueva del Camino y Gargantilla, cada una con un encanto especial.
Todos los años por estas fechas se celebra el "Otoño Mágico", un conjunto de actividades que se celebran en estas localidades y que van desde rutas de senderismo a través de sus bosques, recogida de setas, festival de castañas asadas.... hasta una fiesta de la transhumancia, actividad que aún se sigue realizando la región.
Este fin de semana estuvimos allí y pudimos disfrutar del maravilloso paisaje otoñal, los verdes han dado paso a los ocres y rojizos, las castañas han salido del "erizo" y ya han sido recolectadas en su mayor parte, por lo que puedes encontrarte un brasero asando este fruto en cualquier rincón de estos pueblecitos. Las setas son una de las protagonistas de este fantástico momento y, para los que no tenemos ni idea de cómo se recogen, sólo nos queda poder disfrutarlas en uno de los restaurantes de la zona donde aprovechan estos días a preparar platos con las setas como ingrediente principal. Desde aquí quiero advertir que hay que tener mucho cuidado cuando se sale al monte a recoger setas, no todas son comestibles, y algunas, pueden ser tóxicas e incluso mortales, no será el primer año en el que muere alguna persona intoxicada por la ingestión de setas, así que ya sabéis, si no se esta 150% seguro, mejor dejarla en el monte e ir a comerlas a un restaurante.





Para comer elegimos un restaurante de Hervás que a nosotros nos encanta y que ya hemos ido en muchas ocasiones, se llama Sésamo, es un restaurante que se encuentra en pleno barrio judío de Hervás, un barrio judío de los más importantes de España y que le dedicaré una entrada completa porque bien lo merece, a lo que iba, que comimos en este restaurante el cual, como no podía ser de otra manera, ofrecía setas en sus platos para este fin de semana. La relación calidad precio es de las mejores y la presentación de los platos es muy, muy esmerada. Como queríamos probar varias cosas decidimos compartir varios platos. Empezamos con unos boletus a la plancha con jamón ibérico, que estaban para chuparse los dedos, seguimos con unas alubias verdinas con boletus y pulpo que le daba un sabor muy bueno y terminamos con un lomo de atún rojo con níscalos y puré de remolacha que estaba exquisito. 





Después de comer dimos un paseo hasta el puente de hierro de Hervás desde el que hay unas vistas muy bonitas de todo el barrio judío con la iglesia que destaca sobre el mismo. Es un puente de ferrocarril por el que lleva mucho tiempo sin pasar un tren, algo que le aporta un encanto de antaño.




Volvemos a La Garganta, nuestro pueblito, pero antes paramos en "El Corral de los Lobos", una construcción circular que ha sido restaurada recientemente y que hace años servía para dar caza a los temibles lobos que acaban con el ganado. El funcionamiento es muy sencillo, se ponía como trampa una oveja enferma o moribunda, el lobo pasaba a través de una compuerta de madera que quedaba cerrada una vez que él entraba. La altura de las paredes del corral, hacía imposible su huída, por lo que ya era muy fácil darle caza. Así se mataron centenares de lobos por esta zona, hoy sería impensable dada la protección de la que goza este animal, pero en ese momento en el que el ganado era el sustento de muchas familias, no voy a ser yo quién juzgue si hicieron o no bien en matarlos.
Además desde las cercanías hay una de las vistas más bonitas de nuestro pueblito, La Garganta. Los últimos rayos de sol entrando por el Valle iluminaban el conjunto de casas, lo que hacía que fuese más bonito aún.










Terminamos viendo un precioso atardecer.....




Antes de irnos a casa, fuimos a una charla que tuvo lugar en la Biblioteca del pueblo, en la cual se presentaba un precioso folleto titulado "Por los Caminos del Lobo" en el que, además de unas fotos preciosas, cuentan tradiciones, arquitectura popular, historia y otras curiosidades de La Garganta.

El domingo y aprovechando el buen tiempo que estamos teniendo en casi toda España, salimos a hacer una ruta. En realidad íbamos buscando un enorme castaño que nos habían recomendado, pero no fuimos capaces de encontrarlo, así que queda pendiente para otra excursión, pero la ruta mereció muchísimo la pena, pues disfrutamos de unas vistas espectaculares.







Es una zona que ofrece muchas posibilidades para hacer diferentes rutas, desde las más sencillas hasta alguna como más grado de dificultad, poco a poco iré poniendo alguna entrada de alguna de las más bonitas que hemos hecho nosotros ya.








Después de más de tres horas caminando, toca dar por finalizada la excursión, es domingo y toca recoger para volver a casa....Nos queda el consuelo de volver pronto a seguir disfrutando de este paisaje que es precioso en cualquier época del año.

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Deja tu comentario