martes, 7 de julio de 2015

July 4th in New York!!!!

Para celebrar la fiesta más importante del país, decidimos pasar el fin de semana en Nueva York. Reservamos la noche del sábado en el City Club Hotel, situado en 44th St,  entre la 5th Ave y la 6th Ave y sobre todo muy cerca de la Grand Central. Para los precios que tienen los alojamientos en Nueva York, la verdad es que no estaba nada mal, y encima nos salió redondo. Llegamos al hotel y aún no había habitación disponible pues era bastante pronto, así que hicimos el check in para seguir con nuestro plan del día, en ese momento el chico de la recepción nos dice que nos va a hacer un upgrade gratuito, a lo que nosotros sólo podemos decirle que muchas gracias!!!! Cuando a media tarde volvemos para descansar un rato y dejar cosas en la habitación, nuestra sorpresa es que no es la habitación deluxe como nos había dicho por la mañana, así que se lo comentamos, simplemente por si había algún error, y nos dicen que el hotel está completo y que no han podido hacernos el upgrade, pero que ya que lo habían dicho y para compensar, nos rebajaban bastante el precio de la habitación y además nos regalaban el desayuno en el hotel para la mañana siguiente, vamos de lujo!!! Total para dormir nos daba igual que fuese una habitación más grande o más pequeña, pero dormir en el centro de Manhattan, en un hotel de cuatro estrellas con el desayuno incluido por $100 es algo para enmarcar!

Nuestra primera visita del día es el Flea Market de Brooklyn que se celebra cada sábado desde el mes de abril hasta octubre, denominado Fort Greene Flea y situado en el 176 de Lafayette Ave. Es un mercado principalmente de antigüedades, con cosas super chulas de decoración vintage y también con bastantes puestos de comida. 












Nosotros queríamos comprar un recuerdo, algo típico americano pero que tuviese el tamaño y el peso adecuado para poder llevarlo con nosotros  de vuelta a casa en nuestra maleta claro, así que lo que más nos gustó fue un guante de béisbol bastante antiguo con una pelota, el precio fue muy bueno y casi no tuvimos que regatear nada, la verdad es que tampoco sabíamos hasta cuanto se puede regatear en este tipo de mercados.....Nos llevamos un objeto de decoración más para nuestro hogar, algo que sin duda nos recordará esta bonita experiencia.

Es 4 de julio y eso se nota en los neoyorquinos, les encanta mostrar su patriotismo y muchos son los que han decidido vestirse con los colores de su bandera. Este matrimonio iba de lo más apropiado para el día que era.


Ya que estamos en Brooklyn, decidimos dar una vuelta por el barrio cercano al mercado antes de volver a coger el metro dirección Manhattan. Es un barrio tranquilo y residencial, con casas bastante típicas, seguro que es una zona cara para vivir pues actualmente es un lugar de moda.







Nuestro siguiente destino es otro de los barrios de moda, el Soho, con sus característicos edificios con las escaleras metálicas de emergencia, sus tiendas chic, sus cafés y su gente. Sin duda es uno de los barrios preferidos de los neoyorkinos y a nosotros nos ha encantado.  Nuestra primera parada ya en el Soho ha sido una de las Bakery de moda de la ciudad, Dominique Ansel, en el 189 Spring St, sólo con ver la larga cola de gente que espera para pasar te hace pensar que el producto que venden es realmente rico, así que decidimos que nosotros también queremos probar sus delicias..... Tras esperar un buen rato nos hacemos con uno de sus famosos DKA (Dominique's Kouign Amann), un dulce de masa parecida al croissant, con una corteza crujiente y caramelizada y un sabor único, ha merecido la pena la espera, además ya en la fila podías ir viendo los mostradores con todos los productos que tienen....vamos que cuando llegas a la zona de pedir, ya se te ha hecho la boca agua una y mil veces.








Y aquí ya disfrutando del DKA
No iba a ser la única bakery que visitáramos, a mi me encantan los cupcakes y siempre que estamos en Nueva York hemos ido a comer uno a uno de los lugares más maravillosos del mundo donde comprar uno, Magnolia Bakery, es de estas tiendas cuquis con mobiliario en color pastel y vitrinas llenas de tartas y cupcakes hechos con un gusto especial. Esta vez, y ya que estábamos en el Soho, hemos ido a otro de los lugares famosos donde comer un buen cupcake, Georgetown. Esta vez he elegido un 4th july red velvet y tengo que decir que estaba buenísimo, no sabría con cuál quedarme, si con el red velvet de Magnolia Bakery con éste..... Tendré que comerme alguno más para poder llegar a un veredicto, jejejeje.
Georgetown es una pastelería muy bonita también y sobre todo tienen una cosa que a mí, como repostera aficionada, me encantaría tener, una Kitchen Aid super bonita, esta tiene hasta brillantes, yo me conformo con que fuese rosa nada más.....




Después de nuestro momento más dulce, seguimos visitando el Soho y descubriendo rincones encantadores.








Como decía, el Soho está lleno de tiendas de moda y como se acerca mi cumpleaños, ya he tenido un regalo por adelantado directamente del Michael Kors del Soho de Nueva York!!!! Un bolso precioso al que ya le había echado el ojo en alguna ocasión, el 4 de julio no está resultando nada mal, jejejeje.


Si hay un supermercado que pueda identificarse con Nueva York, ese en el Dean & Deluca, un lugar donde encontrar desde los productos frescos como frutas, verduras, pescado, carnes, pastas de todo tipo, mermeladas, tés de diferentes lugares del mundo, objetos de decoración de la casa, dulces, un sitio donde merece la pena pasar aunque sólo sea a recorrer sus pasillos.... Esta vez hemos encontrado una bandejita de lomo ibérico de 54 gramos a $18, vamos que ya hay que tener ganas de comer lomo ibérico!!!!






Decidimos ir un rato al hotel para dejar algunas cosas y descansar un rato antes de ir a ver los fuegos artificiales,  así que cogemos el metro en Bleecker St y nos bajamos muy cerca de Bryant Park, mi parque preferido de Nueva York, un rinconcito encantador en medio del Midtown, una gran pradera verde rodeada de alguno de los edificios más bonitos de la ciudad.





Para ver los fuegos artificiales del 4 de Julio, decidimos aunque con muchas dudas, ir a la zona del puente de Brooklyn, digo con muchas dudas porque los fuegos artificiales del 4 de julio en Nueva York son todo un acontecimiento y hay miles de personas, muchos de los cuales llevan horas esperando en los mejores lugares para verlos. Nosotros no somos muy amantes de las aglomeraciones, y mucho menos vamos a estar esperando cuatro horas para tener un buen sitio desde donde ver los fuegos. Ya en el metro se nota que mucha gente ha decidido el mismo lugar que nosotros, de hecho la policía va controlando las diferentes salidas y va guiando a la gente con el fin de que no se formen tapones en ningún lugar, la verdad es que el despliegue policial para este día ha sido realmente espectacular. Cuando llegamos al Brooklyn Bridge Park ya está lleno de gente, aún así nos quedamos por allí. A las 9.30pm comienzan los fuegos, y la gente empieza a alucinar y a agolparse, son bonitos, sobre todo por el telón de fondo, pero como decía, a nosotros no nos gustan las aglomeraciones, así que lo vemos un poco y decidimos ir a coger el metro antes de que finalicen y haya una nueva estampida de gente queriendo volver a Manhattan.




El metro nos lleva hasta la 42th St con la 8th Ave, muy cerca de Times Square. Elegimos para cenar un típico americano, el Dallas BBQ de la 42th St, donde para celebrar el día de la Independencia de los Estados Unidos, nos comemos unas costillas a la barbacoa de lujo.





Hoy con la cena regalaban unos mini cupcakes decorados con los colores de la bandera.


Después de cenar nos vamos un rato a disfrutar del ambiente de Times Sq, coches de lujo, gente envuelta en banderas, pantallas enormes con los anuncios más caros del mundo, muñecos Disney,etc, todo cabe en este lugar, es necesario pararse un rato fuera del tráfico y solamente observar.
Después de un rato nos vamos a descansar al hotel.




No hay comentarios:

Publicar un comentario

Deja tu comentario