lunes, 11 de enero de 2021

La Gran Nevada

Así la han llamado y no es para menos, la tormenta "Filomena" cubrió de blanco gran parte de nuestro país como nunca  antes se había visto en algunas zonas del mismo. 

Estábamos avisados, era muy probable que nevase en la Comunidad de Madrid, pero otras veces había avisos también y luego ni un copo asomaba por el cielo..... Pero esta vez las previsiones se cumplieron y de qué forma. ¿Cómo íbamos a imaginar semejantes imágenes? Dos días nevando y nuestra ciudad se convirtió en una estación de esquí gigante con sus pistas para todos los niveles.... Algo impensable sin duda.


Reconozco que la nieve le sienta bien al paisaje, que le endulza, que hace más bella la naturaleza, pero a mí con un poco menos de nieve también me valía, porque ahora, tras el paso intenso de Filomena, han quedado en el suelo cientos y cientos de árboles cuyas ramas no soportaron el peso de la nieve, era impresionante ver la cantidad acumulada en algunas de sus ramitas, con el peligro que eso conlleva no sólo para el árbol, si no para las personas. 



Todo ha sido un poco loco, siento que ha devuelto la sonrisa a mucha gente que vagaba triste por el tema que a todos nos tiene preocupados desde hace casi un año, ver esquiar por las calles de Madrid, pasar con trineos por delante de tu puerta y tener que utilizar la pala para poder salir de casa no son imágenes que se repitan mucho en nuestro día a día, así que, aunque sólo sea por eso, Filomena ha sido un soplo (bueno un huracán) de aire fresco frente al maldito virus. Pero no bajemos la guardia, hay que seguir luchando y cumpliendo con TODAS las medidas de seguridad. 









No voy a hablar aquí de las consecuencias negativas de esta Gran Nevada porque para eso ya están los Informativos que nos bombardean con desgracias de aquí y de allá.... Vamos a quedarnos con lo bueno, con esas imágenes insólitas que hemos visto y que seguramente tardaremos muchos años en ver, o quizás no, porque esto del cambio climático es una auténtica realidad aunque algunos se empeñen en negarlo.

 c


Tendremos nieve durante unos cuantos días, después del paso de la tormenta, una ola glaciar también ha decidido unirse a la fiesta, la de cosas históricas que están pasando últimamente. Creo que todos echamos de menos un poquito esos años normales, en los que no te sepultaba el coche la nieve, en los que podías ir a otra ciudad libremente, salir a la calle sin mascarilla.... a mí la nueva normalidad no me gusta, tengo un poco de manía a ese nombre porque de normal no tiene nada, pero eso es otro tema que no tiene nada que ver con Filomena (o eso espero). 



Por lo demás, sigamos viendo imágenes bonitas en las redes sociales, es bueno regalarse esas cosas!


Después de muchos meses sin escribir nada por aquí me apetecía retomar el blog y escribir sobre algo diferente, viajes ahora hay pocos, pero la vida continúa y hay que saber disfrutar de las pequeñas cosas. 




2 comentarios:

  1. Que fotos tan bonitas. Estoy muy de acuerdo con esa perspectiva de quedarse con lo bueno...
    Por cierto, al parecer nos llega una gran tormenta de nieve a Berlín. Tendré mi cámara preparada.
    ¡Que tengas buen fin de semana!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Muchas gracias Pepa!!! La verdad es que, al margen de los daños que provocó la nieve, nos dejó unas imágenes muyy bonitas, por aquí no suele nevar así (en realidad no suele nevar), así que había que aprovecharlo! Ojalá llegue esa nieve por Berlín y te permita capturar preciosas imágenes... Buen fin de semana para ti también 🖤

      Eliminar

Deja tu comentario