domingo, 10 de mayo de 2020

Ho Chi Minh, visitar en un día la antigua Saigón.

La antigua Saigón no es de esas ciudades de las que te enamoras a primera vista, ni siquiera sé si podría llegar a amarla alguna vez como me pasa con otras ciudades, pero reconozco que a pesar de su caos, tiene lugares interesantes que merece la pena visitar. 

Era nuestra última parada en Vietnam y ya veníamos un poco acostumbrados al ruido, a las miles de motos y al caos después de haber pasado unos días en Hanói, creo que por eso el encuentro con la ciudad de Ho Chi Minh fue algo más fácil. 



Ho Chi Minh es hoy una ciudad que parece totalmente recuperada de su trágico pasado, aunque es fácil encontrarse muchas huellas de esa guerra que dividió el país. Nos sorprendió encontrar una ciudad con rascacielos, con tiendas internacionales y con un ambiente que puedes encontrar en otras ciudades importantes del Sudeste Asiático. 


Nosotros no íbamos a pasar mucho tiempo en ella porque habíamos decidido hacer una excursión de un día completo al Delta del Mekong, que más adelante contaré, pero queríamos aprovechar el tiempo y ver todo lo que pudiésemos para entender un poco más de su historia y su pasado. 

A continuación os cuento lo que nosotros hicimos en esta ciudad y lo que recomendamos:

- Visitar un templo de barrio

Una de las cosas más interesantes que se pueden hacer en cualquier país es intentar conocer y su cultura, para nosotros, además de visitar los lugares turísticos, nos encanta visitar esos lugares más "especiales" donde puedes ver a los habitantes desarrollar con normalidad su vida cotidiana. 

Nosotros visitamos un pequeño templo que se encontraba a pocos metros de nuestro alojamiento dentro del Distrito 1, en el que recomiendo alojarse para poder tener todo relativamente cerca. 





- Visitar la Pagoda del Emperador de Jade


Nuestra visita a la Pagoda del Emperador de Jade coincidió con un día muy especial en Vietnam, el día de los "fantasmas hambrientos", así que el lugar estaba lleno de vietnamitas que acuden a los templos religiosos para alejar la mala suerte. 
Aunque normalmente nos gusta más visitar un lugar que no esté masificado, en este caso tengo que decir que agradecimos esa coincidencia, pues de esa manera vimos parte de su cultura y de lo importante que es para ellos la superstición.





- Visitar los edificios históricos de la época colonial francesa

Son varios los lugares de la antigua Saigón en los que aún pueden verse las huellas que atestiguan que fue una colonia francesa. 

La Catedral de Notre Dame, uno de los pocos edificios católicos de la ciudad, es uno de estos edificios históricos de esa época. Fue construida a finales del siglo XIX y  su fachada está cubierta por azulejos franceses de color rojizo. 


Justo delante de la Catedral hay un parque dominado por una estatua de la Virgen María que fue construida en Roma en 1959.



La Oficina Central de Correos es uno de los edificios más bonitos de toda la ciudad, se encuentra enfrente de uno de los laterales de la Catedral. Su construcción también es de finales del siglo XIX y estuvo bajo la dirección de l conocido Gustave Eiffel.

En su fachada destaca un gran reloj sobre unos soportales que dan entrada a la oficina. 



El interior es muy bonito, recuerda a una antigua estación de tren. Al final del pasillo destaca un cuadro con un retrato de Ho Chi Minh.


Nosotros compramos una postal en la tienda de souvenirs que hay en la parte central y la enviamos a casa desde allí mismo, nos hizo mucha ilusión encontrarla en el buzón cuando llegamos a casa. 


El Ayuntamiento de la ciudad, también conocido como Comité Popular
Fue construido a principios del siglo XX y sólo se puede disfrutar de su exterior ya que las visitas a turistas no están permitidas. 


El Teatro de la Ópera, es uno de los edificios más bonitos que encontramos en la ciudad, está inspirado en el Petit Palais de París y es inevitable buscar las similitudes.  Fue construido en 1897 y es un ejemplo bellísimo del tipo de arquitectura colonial francés. 
Sólo visitamos el exterior por falta de tiempo, aunque nos hubiese encantado poder asistir a una representación.



- Visitar los mercados de la ciudad

Si hay algo que nos gusta hacer en cada viaje, es visitar los mercados de las ciudades, el allí donde verdaderamente descubres la cultura de un lugar. En Vietnam, los mercados están llenos de vida, de color y es agradable pasear entre sus puestos descubriendo productos e incluso atreverse a probar alguno. 

Uno de los mercados más conocidos de la ciudad es el Ben Thanh, se encuentra en el Distrito 1 y es más que recomendable darse una vuelta no sólo por su interior, que es fantástico, si no también por los alrededores donde la actividad es frenética. 






En la noche, una buena opción para probar gastronomía típica es acercarse hasta Street Food Market, una galería llena de puestos de comida donde se pueden degustar alguno de los platos más ricos de la ciudad!!


- Ver el Palacio de la Reunificación

Es un símbolo del pasado del país, se le dio ese nombre para conmemorar la reunificación del Vietnam del Norte y Vietnam del Sur una vez finalizada la guerra entre ambas partes. Debido al poco tiempo que íbamos a pasar en la ciudad, nosotros sólo lo vimos desde el exterior, aunque se puede visitar el interior también. 




- Tomar algo en el  'The Cafe Apartment'

Somos amantes de los cafés bonitos, decorados con gusto, así que en cuanto supimos de la existencia de este edificio, pusimos la chincheta en el mapa para visitarlo sí o sí. 
Se trata de un edificio de varias plantas que albergó cuarteles militares y que hoy han renovado dándole un aire de lo más encantador. En las diferentes plantas puedes encontrar cafés, restaurantes e incluso alguna tienda con productos artesanales. 
Nosotros elegimos




Aprovechamos la visita para descansar un rato y refrescarnos con una limonada casera en uno de sus cafés, en Saigon Oi.


Aunque no está en ese edificio, también voy a recomendaros otro café que nos encantó y donde también sirven comida. Se trata de Loft Café, hay que entrar por un patio de vecinos y subir unas escaleras, mientras haces ese camino no imaginas encontrar un lugar tan bonito....



- Visitar La Iglesia Rosa de Tan Dinh

Es otro ejemplo de arquitectura religiosa católica de la ciudad. Destaca por su bonito color rosado y su torre. Su construcción se llevó a cabo durante el siglo XIX durante la ocupación francesa. 








Además de comer en los mercados y en los lugares que he recomendado ya, hay un restaurante que quiero mencionar, se trata de Secret Garden, en el Distrito 1 de la ciudad. Se encuentra en la parte superior de un edificio y cuenta con una agradable terraza exterior decorada con mucho encanto. Probamos varios platos y nos gustó mucho!


Y por último, subir a algún rooftop Bar al atardecer para tomarnos algo y ver la ciudad de noche. En muchos de ellos hay Happy Hour a determinadas horas, nosotros fuimos al Saigon Saigon Rooftop Bar que se encuentra en el lujoso Caravelle Hotel, al lado del Palacio de la ópera, las vistas nos parecieron muy buenas y coincidimos con el Happy Hour!!!!
Se trata de uno de los más históricos, durante la guerra era el edificio más alto de la ciudad y a él acudían los periodistas a seguir los acontecimientos.... 


En Ho Chi Minh se encuentra el que quizás sea mejor museo de los vestigios de la guerra de Vietnam, pero nosotros habíamos visto el de Hanói, que también es muy completo,  y pensamos que había sido suficiente. 

De las excursiones que se pueden hacer desde Ho Chi Minh, nosotros decidimos ir al Delta del Mekong, pero no ir y venir en el día, si no hacer una noche en una de sus poblaciones y disfrutar un poco más de la estancia, pero eso os lo cuento en el siguiente post!!!







No hay comentarios:

Publicar un comentario

Deja tu comentario