miércoles, 10 de octubre de 2018

Día 1. Pisa en unas horas y llegada a Florencia

Aprovechando que nuestro vuelo llegaba al aeropuerto de Pisa, no podíamos irnos de esta ciudad sin dedicarle unas horas y acercarnos hasta uno de los monumentos más famosos de Italia y quizás del mundo, la Torre de Pisa. 

Pero como ya dije en el post anterior, Pisa es mucho más, es una ciudad perfecta para dedicarle unas horas y pasear por sus agradables calles y plazas,  comer en alguno de sus restaurantes, eso es al menos lo que hicimos nosotros. 





Una vez que dejamos nuestras maletas en la consigna de la estación Central de Pisa (5€ cada maleta para 24 horas), empezamos nuestra particular visita a la ciudad. 


Nuestra primera parada fue en la Piazza Vittorio Enmanuele II, allí a un lado de la Iglesia de San Antonio, se encuentra un mural precioso denominado "Tuttomondo" creado por el artista americano Keith Haring en 1989. En dicho mural están representadas 30 figuras que simbolizan la armonía y paz en el mundo. 




Desde allí continuamos por Via Corso de Italia, una calle comercial con preciosas fachadas típicas de la arquitectura de esa región. 



Ya muy cerca del río, llegamos hasta la Loggia di Banchi, construida en el siglo XVII para albergar el mercado de la lana y la seda. Encontramos un mercado con puestos de productos italianos de diferentes zonas. Cuánto nos gustan este tipo de mercados!! 



Cruzamos el río Arno por el famoso Ponte di Mezzo. Su nombre se debe a que se encuentra en medio de la ciudad y une las dos partes separadas por el río y es el más antiguo de la ciudad. 





Una vez en el otro lado del río, continuamos caminando por Borgo Stretto, una calle preciosa con soportales a ambos lados. Íbamos buscando un lugar para comer y encontramos el lugar perfecto en la Piazza delle Vettovaglie, una plaza que cada mañana se convierte en un animado mercado de frutas, verduras y otros productos. 
Fue construida en el siglo XVI, en la época de los Medici, como sede de la Universidad de Pisa.
Hoy en día es una agradable plaza rodeada de pórticos con locales donde degustar la riquísima gastronomía italiana. Nosotros comimos en el restaurante Vineria de la Piazza, un local muy agradable, un buen comienzo para nuestra escapada (también gastronómica) italiana jejejej. 





Aunque siempre lo repito, qué bien se come en Italia!! Esta vez compartimos un plato de embutidos típicos toscanos y un plato de pasta para cada uno, todo estaba espectacular!!



Continuamos con nuestra ruta por la ciudad  y paramos en la Piazza dei Cavalieri, Plaza de los Caballeros, la segunda plaza más importante de Pisa tras la Piazza del Duomo. En esta plaza estuvo situado en foro romano de Pisa y hoy en día se encuentran en esta plaza la mayor parte de los edificios civiles más importantes de la ciudad. 
En el siglo XVI la plaza se convirtió en la sede de de la Orden de los Caballeros de San Esteban.

Actualmente muchos de los edificios de la plaza forman parte de la Universidad de Pisa. 









Salimos de la plaza por Via Corsica para dirigirnos, ahora sí, hasta la plaza principal de la ciudad, la Piazza dei Miracoli, lugar donde se encuentra el monumento por el que todo el mundo conoce a esta ciudad.
El camino hasta llegar allí me encantó y fuimos disfrutando de rincones encantadores.  





El bullicio de gente ya avisa de que estamos llegando al lugar más visitado de la ciudad, y de repente, allí aparece la inconfundible silueta de la Torre. 


En realidad la famosa Torre de Pisa es el campanario de la Catedral de la ciudad, al igual que en otras ciudades como Florencia, el campanario está separado del resto del edificio. 
La torre comenzó a construirse en el siglo XII en el estilo románico pisano de la época. Ya desde el principio, su construcción dio más de un quebradero de cabeza.
Está levantada sobre un terreno arcilloso y no se utilizaron los cimientos adecuados para este tipo de construcción y de suelo.  


La torre de planta circular cuenta con ocho niveles incluyendo el  campanario, seis de esos niveles cuentan con arcos abiertos de medio punto.
El material utilizado para su construcción es mármol blanco de Carrara. 

Cuando se habían levantado tres de los ocho niveles, la torre comenzó a inclinarse.... Las primeras soluciones pasaron por poner más peso en la cara sur ya que la torre se inclinaba hacia el lado norte. Esta solución no fue suficiente y lejos de enderezar la torre, lo que hizo fue que empezase a inclinarse esta vez hacia el sur y ya con una altura considerable. 
En 1372 se concluyó la construcción de la torre con el cierre del campanario, alcanzando 55 metros de altura. La torre seguía inclinándose unos 2 ó 3 milímetros al año. 

Durante el siglo XX hubo también varios intentos de corregir dicha inclinación, pero no surtieron el efecto deseado, pero la torre ahí permanecía, salvándose incluso de los bombardeos de la Segunda Guerra Mundial.

En 1964 tras un llamamiento del estado italiano para salvar la torre, arquitectos e ingenieros de todo el mundo enviaron sus propuestas. Mientras tanto se prohibió la visita al monumento con el fin de preservarlo lo más posible. 

La opción elegida fue extraer parte del subsuelo de la zona norte, nada más y nada menos que setenta toneladas, de manera que se consiguió frenar así la progresiva inclinación de la torre. 

En 2001, después de haber conseguido retroceder la inclinación, se anunció de nuevo la apertura a los visitantes. No se sabe por cuanto tiempo, quizás desde mi punto de vista no sería necesario subir a la torre y así se preservaría mejor, pero claro, el dinero que generan dichas visitas es bastante suculento también.... 


Enfrente de la catedral se encuentra el Baptisterio, está dedicado a San Juan Bautista y su construcción también se inició durante el siglo XII. Es el Baptisterio más grande de Italia, se inició en estilo románico aunque se le añadieron algunos elementos góticos al final de su construcción el siglo XIV. 

Dedicamos un buen rato a esta zona y a hacernos algunas fotos por allí, pero teníamos que trasladarnos a Florencia, así que poco a poco fuimos volviendo hacia la estación central. 

Había una luz preciosa sobre la ciudad y fuimos disfrutando de las vistas!!




Entre los palacios que se encuentran en este lado del río Arno, podemos ver la preciosa fachada del Palazzo Agostini. Se le conoce también como Palazzo Ussero, fue construido durante los siglos XIV y XV como uno de los primeros ejemplos de arquitectura civil toscana. Durante años ha sido propiedad de varias familias pudientes hasta llegar a manos de la familia Agostini.





Volvemos a cruzar el Ponte di Mezzo en dirección a la estación, Florencia nos espera !!

Ya en Florencia, dejamos nuestras maletas en el apartamento y salimos a dar un agradable paseo nocturno por los alrededores de la Catedral. Vayas las veces que vayas a esta ciudad, encontrarse cara a cara con la fachada de Santa Maria dei Fiori siempre deja con la boca abierta, es realmente impresionante. 



Después de un rato observando esa maravilla, nos fuimos a cenar al restaurante Il Nutino, en Borgo San Lorenzo, bastante cerca de la catedral. 
Cenamos bastante bien y el dueño fue muy agradable con nosotros invitándonos a un postre al saber que éramos de Madrid. 




Con la imagen de la fachada de la Catedral aún en nuestros ojos, nos fuimos a descansar, teníamos por delante dos días y medio para disfrutar de esta maravillosa ciudad. 





No hay comentarios:

Publicar un comentario

Deja tu comentario