sábado, 12 de mayo de 2018

5 días de ruta por Midi-Pyrénées

En la región francesa de Midi-Pyrénées se encuentran algunos de los pueblos más bonitos de Francia llevábamos ya tiempo queriendo visitar esa zona así que aprovechando unos días libres, elaboramos una ruta que pasaría por diferentes lugares de esta región y en la que visitaríamos alguno de esos pueblecitos de cuento que tantas veces había visto en fotografías. 



Midi-Pyrénées es la región más grande de Francia y se divide a su vez en ocho departamentos, nosotros no nos centramos en uno en exclusiva y fuimos pasando de uno de otro para ver los lugares que habíamos planificado. 
Entre ellos se encuentras varios que han sido declarados Patrimonio de la Humanidad y también se encuentran bastantes de esos pueblos de cuento que ostentan la categoría de Les plus beaux village de France (Los pueblos más bonitos de Francia).
En nuestro anterior viaje en coche por Francia visitamos la zona de la Bretaña y ya tuvimos ocasión de disfrutar de alguno de los pueblos más bonitos que se encuentran en esta región, vinimos encantados de ese viaje que también recomiendo totalmente!!



Entre los lugares que no queríamos perdernos en nuestra ruta, se encuentra Rocamadour, un pueblo enclavado en la roca y que sorprendentemente tiene el honor de ser la segunda población más visitada de Francia después de Le Mont Saint Michel.

Además en este viaje se vino con nosotros nuestro dron "Totoro" con el que hemos tenido oportunidad de hacer unas fotos espectaculares!



Nos gusta disfrutar de los lugares que visitamos y no ir corriendo de un lado para otro, por eso, sabemos que nos han quedado sitios muy bonitos pendientes de visitar en esta región, pero así tenemos la excusa perfecta para volver. 

Todo el viaje lo hemos hecho en nuestro coche, la primera noche la pasamos en San Sebastián, una ciudad que nos encanta  y así se nos hizo menos pesado el trayecto. Sin embargo a la vuelta lo hicimos "del tirón" desde Toulouse, aunque conduciendo los dos se hace más llevadero. 

La ruta que nosotros hicimos fue la siguiente:

Día 0, salida del trabajo y nos vamos a San Sebastián donde pasaríamos la noche.

Día 1. Albí
Día 2. Cordes-sur-Ciel, Najac, Saint-Antonin-Noble-val, Cahors.
Día 3. Cahors, Saint-Cirq-Lapopie, Rocamadour, Figeac.
Día 4. Conques, Salles la Source, Rodez, Belcastel, Toulouse.
Día 5. Toulouse y vuelta a casa. 


Esta vez no llevábamos mucho preparado, de hecho sólo teníamos reserva de alojamiento para la noche en Albí, el resto de alojamientos lo fuimos reservando sobre la marcha y fue todo un acierto porque eso nos permitió avanzar hasta última hora de la tarde donde decidíamos dónde íbamos a dormir. Ahora no era temporada alta y no hemos tenido ningún problema a la hora de encontrar alojamiento, quizás en otras épocas puede que esta opción no sea la mejor. 
Esta ciudad nos encantó, es una joya medieval de la que poco habíamos oído hablar y nos sorprendió gratamente. Sin duda es el mejor lugar para comenzar esta ruta. 


En el post de cada etapa contaré cuál fue el hotel elegido para cada día y el precio que pagamos.

La gastronomía francesa es conocida en todo el mundo, podríamos escribir muchísimo sobre ella, es otra de nuestras preferidas, y en esta zona en concreto hemos comido de maravilla, qué ricas las crepes saladas!!!



Aunque las distancias que recorríamos cada día no eran muy grandes, las carreteras son secundarias y alguna con bastantes curvas y pendientes, es algo a tener en cuenta a la hora de elaborar una ruta por esta región, no pretendáis incluir muchos lugares en un solo día porque puede que se tarde más tiempo del esperado en llegar.

Los paisajes que encuentras a lo largo de la ruta son impresionantes y querrás parar en más de una ocasión, por eso también recomiendo que se haga con luz del día para poder admirarlo y una vez que el sol se pone, buscar un lugar para dormir si no se tiene una reserva previa. 

Ha sido un viaje precioso y sería difícil tener que elegir qué pueblo nos ha gustado más, aunque si tengo que elegir,  Cordes-sur-Ciel y Conques son mis preferidos. El primero lo visitamos a primera hora de la mañana, cuando aún sus calles estaban vacías de turistas....



Con Conques nos pasó algo parecido, llegamos y llovía, el pueblo estaba envuelto en una atmósfera mágica que lo convirtió en un auténtico decorado de cuento! 



Y para la última noche decidimos quedarnos en la ciudad de Toulouse, una ciudad que nos sorprendió gratamente por su belleza y por su ambiente. Veníamos de pueblecitos en los que a las siete de la tarde estábamos prácticamente solos y nos encontramos con una ciudad con sus calles llenas de gente y una oferta gastronómica impresionante. Además Toulouse cuenta con un gran número de monumentos que merecen muchísimo la pena, fue un gran final para esta preciosa ruta por una región de Francia a la que seguro que volveremos. 


Nuestra visita a la región de Midi-Pyrénées la hemos realizado durante los últimos días de abril y  primeros días de mayo, una época muy buena porque hay muchas horas de luz, no hace calor (de hecho hacía bastante fresquete) y aún no ha comenzado la temporada alta que hace que los alojamientos se encarezcan y los lugares se llenen de gente...

En el próximo post comienza el diario del viaje!!

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Deja tu comentario