lunes, 9 de abril de 2018

Días 19 a 23. Nuestros días en la provincia de Krabi

Tras el desayuno en nuestro hotel de Chiang Rai, pusimos rumbo al aeropuerto, nos íbamos a Krabi a pasar unos días de relax que nos iban a venir de maravilla. Después de unos días intensos de ver templos, ruinas y ciudades, la combinación con estos días de islas y paisajes paradisíacos iba a resultar perfecta. 




El post quizás quede un poco largo, pero he preferido juntar los días de Krabi en un único artículo (sorry). 

Día 19. Llegada a Krabi.

Para ir al aeropuerto compartimos un coche con una pareja de Barcelona que habíamos conocido el día anterior en Mae Salong, pagamos 70THB por pareja, un precio genial. 

Volamos con Air Asia hasta Bangkok donde hicimos una pequeña escala antes de nuestro destino final. 
Los vuelos con esta compañía  fueron muy bien, las mochilas salieron perfectas y los vuelos salieron a la hora prevista. 


Ya en Krabi, compartimos un taxi con la misma pareja, ellos iban a Railay, pero tenían que llegar hasta Ao Nang para coger allí la barca que les trasladaría. Nosotros teníamos el alojamiento en Ao Nang, así que le indicamos al taxista el recorrido y todo fue perfecto. El precio total fueron 500THB. 


Dejamos nuestras mochilas en el hotel  y nos fuimos a dar una vuelta de reconocimiento por la zona. 
Como ya dije en el post de preparativos del viaje que podéis ver aquí, el Vogue Resort & Spa Ao Nang no estaba mal aunque necesitaba algunas mejoras. Estaba muy situado, en la calle principal de Ao Nang y cerca de todo, de la playa, de restaurantes, de agencias de excursiones.... Además el desayuno era espectacular!!

Llegamos a la playa y allí disfrutamos de uno de los atardeceres más bonitos que hemos visto en todos nuestros viajes, los colores parecían irreales y una luz dorada inundó todo. Estuvimos allí hasta que el sol se escondió en el mar. Un auténtico espectáculo, y si no, juzgar vosotros mismos....











Para cenar elegimos uno de los restaurantes que está pegado a la playa, en la street food. No estuvo mal, pero en comparación con otros de Ao Nang, fue algo más caro, quizás también se paga la situación...
Pedimos un Padthai y un curry verde que estaban muy ricos, dos cervezas y pagamos 700 THB.



Antes de irnos a dormir, contratamos en una agencia la excursión para el día siguiente a Hong Island. 

Día 20. Excursión a Hong Island.

Hoy tocaba excursión a una de las islas más conocidas de esta zona, Hong Island.
El precio para dos fue de 1300THB e incluía la tasa de entrada al Parque natural de Koh Hong (que ya son 300THB por persona) y la comida que, como en todas las excursiones que vimos, era principalmente un plato de arroz con pollo y algo de fruta.

Nos recogieron en el hotel y nos llevaron hasta la zona del embarcadero.
Al ir en longtail tardamos aproximadamente una hora en llegar hasta el destino del día.
Hicimos snorkel y disfrutamos de una de las islas más bonitas de la zona de Krabi, aunque el tiempo no acompañó mucho y nos llovió durante un buen rato, es lo que tiene viajar a Tailandia en época de  monzón. 








Uno de los mejores momentos de la excursión fue cuando llegamos a Hong Lagoon, una laguna que está rodeada de manglares y esas formaciones rocosas tan típicas de Krabi. Para entrar a la laguna se pasa por un paso entre dos formaciones rocosas, el paisaje es espectacular. Eso sí, prepárate para compartir las vistas con dos mil millones de personas jejeje. 









Ya en la siguiente parada llegamos a una de las playas más bonitas, allí pasamos más tiempo y nos pudimos dar un baño muy agradable. 










Nos volvieron a llevar al hotel y, tras una ducha y un breve descanso en nuestra terraza, nos fuimos a dar un paseo por la zona de la playa y después a cenar. Para esta noche habíamos decidido ir a un local que nos gustó la noche anterior cuando pasamos por allí, el sitio se llama Esan's Food y en él trabaja un matrimonio encantador. Ella cocina y él sirve las mesas, eso sí, tardan un poco pero merece muchísimo la pena, la comida estaba muy buena!! Nos tomamos dos cervezas cada uno (la espera es mejor con una cervecita jejeje) y dos platos por 350THB. 




Día 21. Railay

Railay nos encantó desde el primer momento, casi me atrevo a decir que podía haber prescindido de la excursión que hicimos al día siguiente y haber pasado el día en Railay explorando y descansando. 

Por 100THB por persona y trayecto fuimos en long tail desde la playa de Ao Nang. 

Primero hicimos una parada en la playa de Tonsai, una zona de Railay donde se puede encontrar alojamiento económico con un ambiente mochilero. 






Nos dejó en la playa del oeste y allí nos quedamos casi toda la mañana, no había mucha gente y se estaba de maravilla. El paisaje es una pasada!!!






Nos fuimos a explorar un poco la zona y llegamos hasta la zona este de la península, es una zona más de manglares pero también tiene un paisaje muy bonito. 




Volvimos a la zona de los restaurantes y nos sentamos en uno que tenía bastante gente, la comida estaba buena y de precio genial! Nos tomamos dos cervezas, dos platos y un mango sticky rice para compartir por 300THB. 



Para volver a Railay West, pasamos por Phra Nang Nai Cave, la cueva del diamante, una zona con unas formaciones rocosas impresionantes, se pueden ver estalactitas y estalagmitas que se han ido formado con el paso de los años. 









Y volvemos a la zona oeste de Railay, a la la playa más bonita desde mi punto de vista Phra Nang Beach. 


En esta playa se encuentra una de las mayores atracciones de Railay, se trata de Phra Nang Cave, una cueva donde cuenta la leyenda que se refugió una princesa hindú tras un naugragio, se cree que allí está su espíritu y la gente local venera dicho lugar asociándolo a la fertilidad  y le ofrece esculturas en forma de penes de todos los tamaños. 




En esta playa nos quedamos el resto de la tarde hasta que volvimos a Ao Nang de nuevo en long tail.





El mar estaba un poco revuelto y las olas hicieron que llegásemos calados al hotel, así que tras un baño en la piscina, nos duchamos y salimos a cenar. 

Esa noche elegimos el restaurante Jasmine, el cual no nos gustó nada, ni el servicio ni la comida. Diego acertó un poco más porque pidió una pizza, pero yo pedí un curry verde que no picase y no pude ni comerlo porque eso estaba para echar fuego por la boca. En fin, no siempre se acierta. 


Tras la cena, contratamos la excursión del día siguiente, lo hacíamos con tan poco tiempo porque el clima en esa época no es el mejor, preferíamos tener una predicción con el menor tiempo posible. 

Día 22. Phi Phi Island.

Esta era una excursión que me hacía muchísima ilusión hacer. Ir a las islas Phi Phi y conocer la famosa Maya Beach.... También ahora puedo decir que fue una de las cosas que más me decepcionaron de todo el viaje, la masificación en este lugar ha hecho que el paraíso se convierta en una feria de la que es imposible disfrutar. 

El precio de la excursión por persona fue de 1100 THB con comida incluida y en speed boat porque, dado que estas islas estaban más alejadas, llegaríamos antes.

La primera parada fue lo que más mereció la pena de toda la excursión, Bamboo Island. Llegamos cuando aún no había demasiados barcos y tuvimos un baño espectacular en un mar azul turquesa.






Continuamos con el itinerario y pasamos por Viking Cave, una de las atracciones de Phi Phi por donde pasan la mayoría de las excursiones.



Continuamos con la navegación y el paisaje era realmente precioso, el color del agua es el más bonito que yo he visto nunca, pero lo peor estaba por llegar....


Según nos acercábamos a Maya Beach ya podíamos ver la cantidad de gente que había....
Nos quedamos bastante decepcionados, creo que sería mejor que regulasen la entrada a este lugar y que hubiese un número limitado de barcos que atracasen allí, así como el número de personas, quizás se disfrutaría mucho más.  







Volvimos de la excursión con una sensación bastante agridulce, quizás algún día volvamos a esta zona e intentemos hacer la excursión en otro horario, por quitarnos esa espinita. 

Ya en el hotel, nos duchamos y decidimos que el día siguiente volvíamos a Railay que era lo que más nos había gustado. Teníamos en mente haber hecho otra excursión, pero lo descartamos después de haber estado en Phi Phi. 


Esa noche nos fuimos a cenar al restaurante Aning, donde dejamos por un día la comida tailandesa y nos comimos dos hamburguesas que estaban buenísimas!!



La noche no se había quedado para muchos paseos porque estaba diluviando, así que nos fuimos al hotel

Día 23. Volvemos a Railay

Era nuestro último día completo en la zona de playas, así que como Railay nos había encantado, decidimos irnos a pasar el día de nuevo allí. 


Ese día no madrugamos mucho y tras el desayuno nos vamos hasta el embarcadero y sacamos los ticket de ida y vuelta a Railay, esperamos a que llegase alguien más (los long tail esperan a tener al menos 6 personas) y enseguida embarcamos. 







Pasamos un buen rato rato en la playa y nos fuimos a dar una vuelta por el interior.



Vimos un lugar con una parrilla con muslos de pollo y allí nos quedamos a comer!


De camino a Phra Nang Beach nos encontramos con un montón de monos! Está prohibido darles de comer, pero ellos se buscan la manera de robar a los turistas cualquier cosa que se pueda comer jajajaja. 


La tarde la pasamos en Phra Nang Beach, nuestra playa preferida de las que vimos en Tailandia (no vimos muchas la verdad....)


Cuando empezó a ponerse muy nublado y amenazar lluvia, nos montamos en un long tail y nos fuimos a Ao Nang, no podíamos arriesgarnos a que el mar estuviese peor y no saliese ningún barco desde Railay. 

Después de la ducha, nos fuimos a la playa un rato a disfrutar de nuestro último atardecer en Ao Nang.




Esa noche volvimos a cenar al restaurante Aning que nos había gustado mucho el día anterior, pero esta vez sí que nos despedimos con un padthai servido de una forma un tanto curiosa pero que estaba buenísimo.


Después de cenar nos dimos un paseo y nos fuimos al hotel a organizar las mochilas, al día siguiente salía nuestro vuelo a Bangkok donde pasaríamos dos noches antes de volver a casa. 

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Deja tu comentario