sábado, 21 de enero de 2017

Día 13. Templo Kiyumizudera

Comenzamos un nuevo día en Kioto en el que nos esperan algunos de los lugares más tradicionales y con más encanto de la ciudad. Ya con nuestros tickets diarios de autobús comprados en el hotel, nos vamos hasta la parada que tenemos más cerca donde cogemos el autobús 202 que nos lleva hasta las cercanías del templo Kiyumizudera, uno de los más bonitos e impresionantes de Kioto, de ahí que en 1994 fuese declarado Patrimonio de la Humanidad por la Unesco. 

El día anterior decía que entre mis templos  favoritos estaba el Kinkaku-ji o el Kiyumizudera, la verdad es que no sabría cuál elegir, los dos me dejaron con la boca abierta, aunque quizás este último es mucho más importante por todo lo que se puede ver en el recinto del mismo. 

Está situado en la zona de Higashiyama, el las colinas del este de la ciudad , lo que hace que desde allí se tengan unas vistas impresionantes de gran parte de Kiioto. Su nombre significa agua pura, y es debido a una cascada que fluye allí mismo, la cascada Otowa-no-taki.




Es uno de los templos más visitados de la ciudad, no sólo por los turistas, si no por los propios japoneses, los cuales acuden a rezar y a realizar el ritual bajo la cascada Otowa. 

El templo Kiyumizudera se puede visitar de 6 a 18 horas y la entrada individual son 400 yenes. 

Desde la parada del autobús subimos por la famosa calle Chawan Zaka (calle de la tetera), una calle encantadora llena de tiendas de recuerdos, comida típica.... aunque decidimos que primero visitamos el templo y luego dedicamos tiempo a ver todas las cosas "cuquis" que ofrecen, no me puedo resistir y antes de que Diego se dé cuenta, ya me había colado en alguna donde compré alguna cosilla ya, jejeje, no podía resistirme a esa cantidad de calcetines todos taaaaaan bonitos!!!








Comenzamos la visita entrando por la puerta Niōmon (Puerta de los Reyes Deva), una gran puerta roja realizada en madera de ciprés. 



Al lado de la puerta se encuentra la Pagoda Sanjūnodō, la pagoda de tres pisos más alta de todo Japón, de hecho es visible desde casi todos los lugares del templo. 
Ya desde allí, las vistas de la calle Chawa Zaka eran muy bonitas, y eso que aún nos quedaba por ascender hasta lo más alto del templo.









Teníamos varias cosas para visitar, Kiyumizudera es un gran conjunto de edificios entre los que podemos encontrar rincones encantadores, recomiendo no sólo quedarse con el salón principal, si no indagar todo lo que podamos. Muestro un plano de todo lo que es el templo Kiyumizudera.






Antes de continuar con la visita, nos purificamos en la fuente (reconozco que a nosotros también nos sirve para refrescarnos un poquito y aliviar el intenso calor)



Llegamos a la zona principal del templo, el salón principal Hon-do, una de las imágenes más representativas del templo es su enorme barandilla que está sujeta por cientos de pilares de madera. Desde allí hay unas vistas muy bonitas de la ciudad. 










Desde allí nos vamos a otra de las atracciones del lugar, el Santuario Jishu, dedicado a Okuninushino-Mikoto, un dios del amor. Allí podemos encontrar las dos piedras del amor, las cuales están separadas 18 metros una de la otra. La tradición dice que hay que caminar de una a otra con los ojos cerrados para encontrar el amor verdadero, Diego lo hizo y llegó!!! 














Continuamos la visita y llegamos hasta otro edificio del conjunto principal desde el que también tenemos muy buenas vistas de la ciudad, el Okuno in. 







Ya descendiendo y antes de llegar a la famosa cascada Otowa-no-taki, nos sentamos a tomar un helado de esos típicos japonenes que te ponen un montón de hielo picado con un sabor, nosotros elegimos el de leche condensada y estaba muy rico. Nos sirvió para descansar un poco y para refrescarnos!!



Llegamos a la famosa Cascada Otowa-no-taki, en la que siempre hay que hacer algo de fila para beber el agua que cae por los tres canales y que se piensa que tiene propiedades terapéuticas. Se piensa que quien bebe del agua de la cascada, tendrá salud, longevidad y suerte en los estudios, así que había que probarla. 














Desde la zona de la cascada hay unas vistas muy bonitas del edificio principal del templo, donde se puede ver claramente cómo está sujetado por los pilares de madera. 


A la salida del templo Kiyumizudera nos encontramos con varios monjes budistas, que acuden a rezar al templo. 






El resto del día continúa en el siguiente post......

2 comentarios:

  1. Yo si que lo tengo!! A mi kiyomizudera me gusta mucho mas...todo el recinto en si ^_^
    Aunque, obviamente, kinkakuji también es un must!!
    Un saludo

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. En realidad creo que también Kiyumizudera es mi preferido, es mucho más completo y tiene rincones increíbles, aunque el templo dorado llama mucho la atención! Muchas gracias y un saludo también para ti!

      Eliminar

Deja tu comentario