domingo, 16 de octubre de 2016

San Pablo Extramuros

San Pablo Extramuros (San Paolo fuori le Mura) es una de las cuatro basílicas mayores de Roma, es verdad que se encuentra un poco alejada de los principales monumentos de la ciudad, y cuando te desplazas hasta allí, cuesta imaginar que hasta el siglo VIII estaba unida a la ciudad por un pórtico cubierto que llegaba hasta la Porta de San Paolo. 

Esta espectacular basílica fue construida por el emperador Constantino en el siglo IV sobre lo que se pensaba que estaba enterrado el apóstol San Pablo, el cual fue degollado en el año 67 bajo el imperio de Nerón.  La iglesia sufrió un gravísimo incendio en el siglo XIX, pero se volvió a restaurar y ahora luce grandiosa para el disfrute de todos, de hecho es el segundo templo más grande de Roma después del Vaticano y el tercero del mundo. 



Llegar hasta allí es fácil, el metro línea B tiene una parada denominada Basílica San Paolo que nos lleva hasta allí. Esta línea también tiene parada en Circo Massimo y el Colisseo.

Antes de entrar al interior, se pasa a un grandioso atrio rodeado de columnas donde se encuentra una escultura de San Pablo con una espada, es un símbolo de esta figura ya que murió degollado. Pero lo que más llama la atención en este lugar es el precioso mosaico dorado 




En el pórtico que hay bajo el mosaico podemos ver en el centro unas grandes puertas color verde bastante monumentales, a la derecha se encuentra la puerta Santa, que este año se encuentra abierta, y detrás de ésta, las preciosas puertas bizantinas originales y que fueron realizadas en Constantinopla.



El interior de la Basílica es enorme, se divide en cinco largas naves separadas por filas de columnas. 




Lo más destacado es el Arco de Triunfo, decorado ricamente, y el espectacular mosaico del ábside que se atribuye a Pietro Cavallini. El que se ve hoy en día tiene partes del original que resultó bastante dañado durante el gran incendio, el resto es una reproducción fiel a como era en su momento. 






Muchas personas acuden a esta iglesia para ver la tumba de San Pablo, un hueco que se abrió en 2006 y que permite ver un fragmento del sarcófago donde se cree que se encuentra los restos del apóstol. Encima hay una urna con unas cadenas que también se cree que fueron las que llevó San Pablo durante su cautiverio, digo "se cree" porque aunque las investigaciones llevadas a cabo, mediante la técnica del carbono 14, han dado como resultado que los restos que contiene son de una persona que vivió entre el siglo I y II, no se puede asegurar con total certeza de que sean de apóstol, aunque hay que reconocer que en este caso al menos, se aproxima bastante a la época en la que vivió, pero esto ya es cuestión de fe y allí había muchas personas con ella....




Justo delante de la tumba, y que mucha gente lo confunde con ésta, se ha abierto un hueco que está tapado con un cristal y que se corresponden con restos de la antigua basílica, concretamente el ábside,  que han salido a la luz tras unas recientes excavaciones. 


Sobre la tumba encontramos el precioso baldaquino gótico que data del siglo XIII y que milagrosamente se salvó del grave incendio. Contiene entre otros, bajorrelieves de Adán y Eva.





Al lado se encuentra otra gran obra importante, se trata del candelero pascual cosmatense del siglo XIII, también original, un gran candelabro con escenas de la Pasión, figuras de animales y de plantas.

Junto al candelero pascual se encuentra una gran escultura del apóstol San Pablo con los dos signos que le caracterizan, la espada con la que fue degollado y las cartas. 


En las paredes de la nave central, bajo las ventanas, se encuentra algo también muy significativo de esta iglesia, son los retratos de todos los papas que ha tenido la Iglesia desde San Pedro a la actualidad. Se comenzaron a hacer en el siglo V y también está ya colocado el del papa actual, aunque en este caso todavía no tiene la fecha de su papado grabada, se grabará una vez que finalice bien con su muerte o con su renuncia como ocurrió con Benedicto XVI. 
Una luz ilumina claramente al papa actual.
Se dice que cuando ya no queden más huecos para los retratos de los papas, se acabará el mundo, uffff!!! pues muchos no quedan....yo sólo vi seis huecos libres!!!





Desde el interior de la basílica y pagando 4€ se puede acceder al precioso claustro del siglo XIII que recuerda muchísimo al que visité en San Giovanni in Laterano, y es que parte del claustro de San Pablo es obra de los mismos autores, los Vassalleto. También pueden verse las típicas columnas con decoración cosmatense, pero sobre todo, lo que destaca del claustro de San Pablo Extramuros es su bonito jardín de rosas, algunas con un olor impresionante. 
Aunque pasar al interior de la basílica es gratuito, merece la pena pagar los 4€ para acceder al claustro, además también con el mismo ticket se permite la entrada al museo donde guardan algunos tesoros pictóricos y a parte de las excavaciones que han sacado a la luz la antigua basílica. 












En el museo se puede ver, entre varias obras de arte, la losa que cubría el sepulcro donde está enterrado San Pablo, en la que se puede leer "Paulo Aposto Mart" (Pablo Apóstol Mártir).



Ya casi en la salida, podemos también visitar las excavaciones arqueológicas que se están realizando y en las que se pueden ver parte de la basílica existente en la antigüedad, hay partes como el pórtico que se ven claramente por el conjunto de columnas, o mejor dicho, parte de las mismas que se conservan. 







Y hasta aquí la visita a la Basílica de San Pablo Extramuros, una de las más importantes de Roma y que recomiendo visitar!!! 
Gracias Rosa por recomendarme esta visita, me he acordado mucho de ti cuando estaba allí, así que de alguna manera has vuelto a visitarla tú también. 

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Deja tu comentario