martes, 5 de julio de 2016

Visita al Kennedy Space Center

Nos levantamos temprano y con mucha ilusión, pues tocaba visitar el Kennedy Space Center. Cuando preparamos esta pequeña ruta por Florida, Diego tenía claro que teníamos que ir hasta Cabo Cañaveral para visitar estas instalaciones desde donde la NASA ha llevado a cabo muchos de los lanzamientos hacia el espacio. 

Digamos que es un lugar mezcla entre un parque de atracciones y un enorme museo, un lugar para aprender sobre el programa espacial de los Estados Unidos. 
 
Dejamos nuestro hotel en Lake Buenavista en Orlando y ponemos rumbo a Cape Canaveral, donde se encuentran las instalaciones a visitar. En una hora aproximadamente estábamos allí. 


El precio de la entrada es bastante caro, la verdad, pero para nosotros mereció la pena pues lo disfrutamos muchísimo. El precio básico son $50, pero además le puedes sumar alguna visita especial por las instalaciones e incluso reservar una comida con un astronauta, la verdad es que para estas cosas a los americanos no les gana nadie, jejeje.  Para ver los precios mejor pinchad aquí que es su página oficial. 

El Kennedy Space Center Visitor Complex ocupa una gran extensión de terreno, hay que dedicar casi el día completo para la visita, o al menos eso recomiendo. 


Lo primero que visitamos fue el Rocket Garden, el Jardín de los Cohetes, donde destaca el cohete Saturno I-B entre otras piezas utilizadas por el programa espacial como una cápsula espacial en la que puedes entrar y sentarte como un astronauta, madre mía que agobio deben pasar en ese poco espacio....






En todo el complejo hay diferentes lugares para visitar, un teatro Imax donde ver proyecciones y tiendas donde poder adquirir algunos regalitos como por ejemplo bolsas de comida como la que llevan los astronautas. Algunas cosas compramos!!!




Nosotros habíamos contratado la excursión que te permite ver el edificio de ensamblaje de los transbordadores espaciales, un lugar que ha permanecido cerrado al público durante 30 años. Llegamos hasta allí con un autobús que va pasando por diferentes instalaciones que hay en la gran extensión que ocupa todo el complejo. 


Se trata del tercer edificio más grande el mundo por su volumen, para hacernos una idea, cada franja de la bandera de Estados Unidos que está pintada en su fachada mide tres metros de ancho. Fue diseñado para albergar los cohetes Saturno V. Cuando lo adaptaron para las lanzaderas, tuvieron que ensanchar las puertas en su parte inferior para que entrasen las alas, las puertas son tan grandes que tres personas necesitan 45 minutos para poder abrirlas. En su interior están las lanzaderas, el vehículo es montado paso a paso sobre una plataforma de lanzamiento móvil. Cuando todo está preparado, dos gigantescos remolcadores lo arrastran hacia la plataforma de lanzamiento. 







El autobús también te lleva hasta una zona desde donde se pueden ver dos de las lanzaderas de los transbordadores, se pueden observar las medidas de seguridad que se toman en el momento del lanzamiento, donde para evitar accidentes como el que ocurrió con el Apolo I, todo el equipo debía situarse a al menos 5 kilómetros de distancia.








La última parada es en el Firing Room Theater donde puedes ver una proyección sobre el la Misión Apolo que en 1969 llevó a los astronautas a la Luna. Además hay diferentes objetos utilizados en esa época, cápsulas, vehículo espacial, vehículos terrestres, etc. 

El programa Apolo comenzó en 1960 cuando la NASA anunció un proyecto continuación de las misiones Mercury que tendría como objetivo el sobrevuelo tripulado del satélite para localizar una zona apropiada donde poder hacer un alunizaje. Pero los planes iniciales se vieron modificados el 25 de mayo de 1961 cuando el presidente John F. Kennedy anunció que se iba a enviar y depositar un hombre en la Luna y que además lo traerían de vuelta sano y salvo antes de que finalizase la década. Esto se alcanzó el 20 de julio de 1969 cuando los astronautas Neil Armstrong y Edwin Buzz Aldrin, a bordo del Apolo 11, alunizaron en el mar de la tranquilidad. 

Se pueden ver vídeos y fotografías de los momentos del lanzamiento e incluso del momento en el que los astronautas pisaron la Luna. 









Incluso se puede tocar una piedra que trajeron de la Luna!!!


A la salida de este edificio pudimos ver el que acababan de construir para mostrar la misión del transbordador espacial Atlantis que, junto con el Challenger y el Columbia han formado parte de las misiones más importantes.  

Era hora de dejar las instalaciones para seguir con nuestra ruta, es casi imposible ver todo en un día, pero la verdad es que aprovechamos muy bien el tiempo.



Y ahora tocaba poner rumbo a nuestro último destino de la ruta, una ciudad a la que teníamos bastantes ganas, MIAMI!!! Pero eso ya será en el siguiente relato.


No hay comentarios:

Publicar un comentario

Deja tu comentario