viernes, 15 de julio de 2016

Miami Beach

Después de las visitas de por la mañana (ver primera parte del día aquí) tocaba relajarse y disfrutar de una de las playas más famosas del mundo. 
Como nuestro hotel estaba justo enfrente, entregamos el coche para que lo aparcasen y subimos a nuestra habitación a prepararnos para una tarde de playa, en la habitación teníamos toallas y tumbonas que podíamos llevar, así que, nos pusimos el bañador y la protección solar y allá que nos fuimos!!!





La playa no estaba nada mal, pusimos nuestras tumbonas en el lugar que quisimos y allí estuvimos disfrutando del buen ambiente, eso sí, a la hora de bañarse no es como en las playas de aquí, a la mínima que te metes un poquito más, ya está pitando el vigilante, jejeje, pensamos si sería por los tiburones, por lo que tampoco hicimos mucha intención de darnos un baño de los buenos, un remojón para quitarnos el calor y ya está. 


Sin duda, lo que más me gustó de esta playa fueron sus casetas de los vigilantes, había bastantes a lo largo de la misma y todas diferentes, había que hacerse alguna foto vigilando a los bañistas americanos!!!







Cuando se puso el sol volvimos al hotel a ducharnos y a prepararnos para vivir (un poco) del ambiente de la noche de Ocean Drive.

Salimos a la calle y enseguida empezamos a ver el ir y venir de la gente, de los coches de lujo.... Recuerdo que iba a hacerme una foto con un precioso coche rojo y de repente se acerca una persona sigilosa, pensé que quería también tomarse una foto con el coche, cuando me dice que no hay problema que puede esperar un poco más para marcharse, pero.... Oh my God!! era su coche y yo pensando que sólo quería una foto jejejeje, en fin uno no lleva escrito en la frente el dinero del que dispone. 










Después de un paseo disfrutando del ambiente, que es impresionante, decidimos ir a cenar a un típico dinner americano donde en 1983 se rodaron escenas de la película "Scarface", allí había una placa que lo hacía constar. Se trata del "Jonhy Rockets", después descubrimos que es una franquicia repartida por todo el país. Pedimos unas hamburguesas que estaban muy buenas, me sorprende el esfuerzo que hacen algunos camareros por ofrecer un buen servicio para ganarse una buena propina, en algunos casos no es así, también hay que decirlo, pero aquí por ejemplo, el camarero se la ganó la propina que dejamos (que por cierto es obligatoria jejeje)





Habíamos observado en diferentes terrazas que la gente se tomaba unas copas enormes de diferentes sabores que tenían muy buena pinta, así que nosotros también queríamos una de esas!!! Y vaya si nos la tomamos, menos mal que no tenían mucho alcohol porque no quiero imaginar cómo hubiese terminado, jejeje, Diego pidió una piña colada y yo un daiquiri de fresa y ambos estaban muy buenos y refrescantes, ahora eso sí, terminamos hinchadísimos. 



La verdad es que después de esto no nos quedaban muchas fuerzas, así que poco a poco nos fuimos retirando a nuestro hotel a descansar, al final el día nos había dado mucho de sí!!! Aún nos quedaba una mañana más en Miami antes de volver a casa, al día siguiente queríamos disfrutar del estilo art decó tan famoso en South Beach, pero eso será en el siguiente relato.




No hay comentarios:

Publicar un comentario

Deja tu comentario