jueves, 31 de marzo de 2016

Recuerdos de New Haven

Hoy hace justo un año que llegábamos a New Haven para disfrutar de una de las mejores experiencias de nuestra vida, una estancia en una ciudad americana durante medio año, una estancia que nos dio para descubrir muchos aspectos de la cultura americana, para acostumbrarnos a vivir allí, para descubrir cosas muy bonitas de nosotros mismos, una experiencia que nos permitió descubrir lugares espectaculares, visitar con mucha frecuencia Nueva York, algo que al menos yo, echo mucho de menos, qué raro resultaba salir con el coche y ver señales que indicaban New York!!! Vivir a una hora y media de esa ciudad fue un privilegio que nos permitió disfrutarla de otra manera diferente a cuando hemos ido meramente de turismo, vayas las veces que vayas siempre hay cosas nuevas para ver y claro está otras que siempre repetiremos. 

El motivo de que la estancia fuese en la ciudad de New Haven es porque allí se encuentra la universidad de Yale, donde Diego iba a realizar la estancia de investigación. 

Recuerdo los días previos al viaje, mezcla de emociones, nervios y mucha, mucha ilusión. La preparación de las maletas fue un poco más complicada que otras veces, debíamos llevar ropa de invierno, primavera y verano, algo que resultó un poco complicado de seleccionar jejejeje, pero al final, la noche antes teníamos nuestras cuatro maletas, mochilas y un saco grande de ilusión preparado en la puerta. 

Llegamos al aeropuerto JFK de Nueva York, habíamos contratado un transporte que nos llevaría hasta el hotel que teníamos reservado para los primeros días, el New Haven Hotel. El camino se hizo bastante largo, estaba lloviendo y había muchísimo tráfico de salida de Nueva York hacia todas las poblaciones de la costa. Por fin llegamos a New Haven, dejamos las cosas en el hotel y enseguida salimos a conocer un poco la ciudad en la que íbamos a vivir una temporada. 

Dicen que la primera impresión es la que vale, pues en este caso invadidos por la emoción de lo que nos estaba pasando, tengo que reconocer que nos gustó, dimos una vuelta de reconocimiento y terminamos cenando en el Buffalo Wild Wings, muy americano para comenzar. Estaba lloviendo, hacía bastante fresco (de hecho había aún nieve por la calle) y el jet lag empezaba a hacer de las suyas, así que nos fuimos a descansar, quedaban muchos días por delante!!!

Hubo muchos momentos especiales, como el día que fuimos por primera vez al que iba a ser nuestro apartamento, lo habíamos visto en fotos, pero cuando llegamos allí nos encantó, vimos las posibilidades que tenía y enseguida lo hicimos nuestro hogar. 


lunes, 14 de marzo de 2016

La East Side Gallery, lo mejor del muro de Berlín.

Parece mentira que hace sólo unos años Berlín estuviese dividida por un gran muro que impedía la libre circulación de personas, y digo hace sólo unos años porque es verdad, el muro estuvo desde 1961 hasta 1989, unos días si lo comparamos con otros acontecimientos históricos. Todos conocemos su existencia, pero ¿Por qué se construyó? Seré muy breve en esto. Al término de la Segunda Guerra Mundial, Alemania quedó divida en cuatro sectores, soviético, francés, inglés y estadounidense. En 1949, el sector dominado por los soviéticos quedó bajo la jurisdicción de la República Democrática Alemana RDA, mientras que los otros sectores se unieron bajo una misma jurisdicción, la República Federal Alemana RFA. Pronto empezaron las diferencias, la zona de la RFA empezó a prosperar mientras que la zona de la RDA comenzó a tener problemas económicos, por lo que la población de la parte oriental decidió comenzar a emigrar hacia la occidental en busca de empleo y de mejores condiciones de vida. Este fue el motivo principal por el que en 1961, las autoridades de la RDA decidieron levantar un muro provisional y cerrar la mayoría de los puntos de control que existían a lo largo de la línea que dividía la ciudad. Pronto esta alambrada se convirtió en un muro que en algunos puntos alcanzaba los 4 metros de altura, el cual permaneció en pie hasta el 9 de noviembre de 1989.

viernes, 4 de marzo de 2016

Un Berlín diferente

Después de que el día anterior visitásemos la zona de Berlín más conocida (véase la entrada Berlín, pasado y presente), hoy tocaba una visita por un Berlín diferente, quizás menos conocido pero con un encanto especial y una personalidad propia. 
Comenzamos visitando el barrio conocido como Scheunenviertel, donde antiguamente había graneros, de ahí su nombre. Es una zona que queda al norte del Mitte, una zona moderna que últimamente se ha puesto de moda entre los artistas que empezaron a llegar al barrio en los años 90, atraídos sobre todo por los bajos precios de los alquileres debido fundamentalmente al estado en el que se encontraba el barrio, y es que la guerra y el período posterior, había hecho mella en él.