lunes, 24 de agosto de 2015

Bye bye New Haven

Pues sí, todo llega y hoy es nuestro último día en New Haven después de haber pasado aquí cinco meses. Hoy recordábamos el día en el que le comunicaron a Diego que le habían concedido la beca para disfrutar de esta estancia, estábamos super contentos y a partir de ese momento empezamos a planear esta experiencia. Mirar vuelos directos a Nueva York fue una de las primeras cosas  por las que empezamos una vez que ya teníamos las fechas concretas. Después fue la casa, ahí si que le echamos horas y horas de búsqueda, de correos..... hasta que al final conseguimos nuestro apartamento en la mejor zona que podíamos haber estado, frente al gimnasio de Yale y a cinco minutos andando del edificio donde ha trabajado Diego estos meses. Recuerdo la noche que hicimos un Skype con Hal y Holy Boyd para enseñarnos algo mejor el apartamento, nos gustó bastante y no dudamos en reservarlo, ya teníamos casa!!!!  Luego vinieron papeleos propiamente dichos, seguro médico, J1, J2, visita a la embajada de Estados Unidos para conseguir los visados, etc, hasta que el 31 de marzo partíamos con muchísima ilusión y cargados con cuatro maletas y mochilas rumbo al aeropuerto de Nueva York. Ese vuelo fue raro, sabíamos que no eran unas vacaciones cualquiera, estábamos nerviosos por todo lo que nos esperaba y también con la incertidumbre de ver qué nos íbamos a encontrar y ahora puedo decir que todo ha superado las expectativas y que todo ha salido genial, no sólo en lo académico, porque yo ya sabía que Diego iba a dejar el listón muy alto, si no en lo personal.
Hemos podido adentrarnos en la cultura americana y como supongo que ocurre en todos los sitios, hemos descubierto que tiene sus cosas buenas y sus cosas malas, pero nosotros ahora mismo nos quedamos sólo con las buenas, total tampoco es que podamos hacer nada para solucionar las que no nos gustan mucho. 
Nos encantó recibir las visitas, primero la de mi hermana y mi amiga Gloria y después la de mi suegra y mi cuñada, con ambas visitas disfrutamos mucho haciendo de anfitriones, visitando Nueva York, Boston, las playas cercanas a New Haven, paseando por el campus, estoy segura de que para ellas también será una experiencia inolvidable.
La Universidad de Yale no nos ha defraudado, no me extraña que se encuentre en una buena posición en el ranking de las mejores del mundo, no sólo porque el campus es precioso y que su estilo "Harry Potter" nos haya cautivado, si no porque las instalaciones, los medios, los profesores y los propios alumnos, hacen lo posible para que esta institución mantenga su prestigio.

Nos acordaremos siempre de la gran oferta gastronómica de esta ciudad, una de las cosas por la que también es conocida. Uno de los restaurantes que más hemos frecuentado en esta estancia es el Shake Shack, sucursal de la conocida hamburguesería de Nueva York, donde hemos disfrutado de unas riquísimas hamburguesas, el viernes fuimos a cenar allí.




Ayer sábado nos dimos un homenaje en el restaurante japonés Anaya sushi, un buffet de comida japonesa, menos mal que nos pilló con hambre!!! Sin duda es una de las comidas internacionales que más me gustan.



Hoy, nuestro último día aquí,  hemos querido volver a los primeros lugares a los que fuimos aquí en New Haven, así que para comer hemos ido al Bangkok Garden, recordando aquel primer día en el Diego tenía su primera reunión para conocer a los miembros del grupo con el que trabajaría estos meses. 



Y para cenar, el sitio donde cenamos esa primera noche que llegamos a New Haven el 31 de marzo, el Buffalo Wild Wings. Aquella primera noche hacía un frío sorprendente, aún había nieve en las aceras y el cansancio de tantas horas despiertos empezaba a hacer acto de presencia, hoy era diferente, no hacía frío, no había nieve y no teníamos el mismo cansancio que aquél día. El primer día hablábamos con muchísima ilusión de todo lo que nos quedaba por delante, de todo lo que íbamos a hacer allí, hoy recordábamos con bastante melancolía todo lo que hemos vivido, lo que hemos hecho, recordábamos en lo que dura una cena toda una experiencia de cinco meses. 


Quizás en un futuro, cuando volvamos a Nueva York, hagamos una escapada de un día a New Haven para recordar estos momentos, ver la construcción de los nuevos colleges, ver cómo está el lugar en el que hemos vivido durante estos cinco meses. 
Me voy sin conocer mucho más sobre esas sociedades secretas que hay en la Universidad, como la Skull and Bones, esos lugares a los que tienen acceso un número limitado de personas, unos pocos elegidos, pero no me preocupa,  yo ya me he creado mis propias historias y con eso me quedo.


Mañana comenzamos una ruta por el noreste del país, continuando en esta zona conocida como Nueva Inglaterra, en la que seguro descubriremos rincones encantadores y sobre todo paisajes naturales muy, muy bonitos, visitaremos Cape Cod, llegaremos hasta casi la frontera con Canadá en el estado de Maine, donde nos adentraremos en Acadia National Park, recorreremos las espectaculares carreteras de New Hampshire y recorreremos gran parte del estado de Vermont. Intentaré escribir una entrada con lo que veamos cada día para poder compartirlo.
Después de unos días de road trip, volveremos a España, reconozco que también tenemos ya ganas de estar por allí, sobre todo de ver a la familia y a los amigos. De alguna manera esto siempre lo tendremos presente, sobre todo al principio hasta que sea capaz de organizar las 184920384747449673030 fotos que he hecho, jejejeje. 

Y ahora sí, bye bye Yale, bye bye New Haven!!!!


No hay comentarios:

Publicar un comentario

Deja tu comentario