sábado, 18 de julio de 2015

Gary's Gay Parita. Route 66

Hace ahora un año que hicimos uno de los viajes más espectaculares que hemos hecho hasta ahora, durante tres semanas recorrimos la mítica Ruta 66 y gran parte del oeste americano incluyendo Parques Nacionales y ciudades como Las Vegas, Los Ángeles y San Francisco, viaje del cual iré hablando y contando experiencias en este blog para que pueda servir de ayuda a futuros viajeros que se animen a realizar un viaje de esas características. Hoy, recordando detalles de la Ruta 66 y leyendo información en internet, he llegado hasta una noticia que me ha apenado bastante, Gary Turner, el propietario de uno de los iconos de la Ruta 66, la Gary's Gay Parita Station, falleció a primeros de este año. Recuerdo perfectamente el buen rato que pasamos con él en su Estación de Servicio: 

Era 13 de julio de 2014, salimos temprano de la ciudad de St Louis y después de un intenso día llegamos a media tarde a la Station Sinclair, conocida como Gay Parita, situada en 21118 Old 66, en Ash Grove en el estado de Missouri, aparcamos fuera nuestro coche y entramos, había otra pareja conversando con un señor que supusimos desde el primer momento que se trataba de Gary Turner., también sentada en un banco había una señora de avanzada edad, después supimos que era Lena,  la esposa de Gary, una ancianita con cara de niña que me cautivó desde el primer momento porque me recordó a mi abuela Victoria. 
Esta antigua gasolinera fue fundada en 1934 y hoy se mantiene abierta, aunque no en servicio, gracias a él que compró la vieja estación y la restauró para que todos los que recorren la mítica carretera pudieran saborear un pedacito de su pasado. Enseguida se interesó por nosotros, nos preguntó de dónde éramos, nos invitó a los típicos refrescos con el logo de la Route 66 y entablamos una conversación, Gary estaba allí  para eso, para dar la bienvenida a todos los viajeros que, como nosotros, habían decidido recorrer la primera carretera de los Estados Unidos, de hecho presumía de la gran cantidad de amigos que tenía y de los miles de personas que había conocido gracias a ello. 
Era un enamorado de la Carretera Madre de los Estados Unidos, un señor entrañable que nos recomendó lugares, nos habló de tiempos pasados y nos hizo pasar un rato inolvidable.  Le compramos un libro con fotografías de lugares míticos de la Ruta 66 y nos firmó en el lugar en el que aparecía su querida estación, también compramos unas camisetas que nos pusimos los cuatro al día siguiente!!! Hay una frase que no se me olvidará nunca, mientras nos firmaba en el libro me miró y me dijo " ....siempre recordarás mis preciosos ojos azules....". Teníamos que continuar nuestra ruta y llegar a dormir a un hotel que él mismo nos recomendó, nos costó dejar atrás este lugar.....

Es una suerte haberlo conocido y ojalá alguna fundación o sus propios herederos decidan mantener vivo aquello que él había conseguido con tanto esfuerzo y con el de Lena, su compañera de toda la vida, sin duda una parada obligatoria para todos los que hemos tenido la suerte de pasar por allí.


Gracias Gary por aquella tarde inolvidable!!!!

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Deja tu comentario